Categorías
AER

En su último día como presidente de la Empresaria, Soso da la nota

Elías Soso deja la presidencia de la Asociación Empresaria de Rosario.
Aunque le cueste reconocerlo y asegure que va a seguir vinculado a la actividad “pero desde otro lado”, hoy es el último día de Elías Soso al frente de la Asociación Empresaria de Rosario. Para el periodismo, Soso siempre va a ser uno de los mejores tituladores. No existe nota que se le haya hecho donde el dirigente no se despache con alguna frase que va derecho a encabezarla. “No fui un dirigente delivery”, dijo ayer a los pocos minutos de empezar esta nota con punto biz y la siguió con una carcajada, sabiendo que había tirado el titular.

Después de 46 años de gremialismo empresario, Soso decidió abrirse de la presidencia dejando paso a Ricardo Diab y su actitud bien vale un repaso por los hitos de su carrera, sus éxitos, sus fracasos, sus mejores y sus peores decisiones, sus amistades y sus enemistades. La idea era hablarlo sentados con un café de por medio, pero el incansable Elías estaba en plena autopista volviendo de Buenos Aires “de una reunión muy importante”, dijo creando cierto suspenso.

El próximo viernes en el salón Metropolitano se llevará a cabo una cena para homenajearlo y ya hay vendidas más de 700 entradas e incluso se espera la presencia del mismísimo vicepresidente, Amado Boudou.

¿Cuál considera que fue su mejor momento al frente de la Empresaria?

Creo que fueron los últimos cinco años, donde la entidad se ancló en el cariño de la gente. La Asociación ya tenía alma y era reconocida como parte de la ciudad, además se había ganado espacio nacional, éramos escuchados en diferentes ámbitos porque nos adentramos en los problemas de la sociedad, sin enfrentamientos políticos, siempre con consenso y nunca con agresión. Y todo eso se consolidó en estos últimos años.

¿Qué medidas cree que fueron las más acertadas?

Recuerdo haber acompañado a comerciantes porque les cortaban la luz, o porque no les quisieron habilitar un negocio. La Asociación siempre estuvo ahí, buscando la solución de ese problema. Nunca fui un dirigente delivery, no creo en los dirigentes esporádicos. Siempre tuvimos la virtud de adelantarnos a los acontecimientos y hemos juzgado opinión en los hechos más diversos. Hay muchos especuladores, pero nosotros nunca esperamos el diario del lunes para hablar del domingo.

¿El momento más duro?

Puede ser en la década del 70? cuando salimos a pedir por la democracia en defensa de la industria nacional, de los puestos que se estaban perdiendo. En el 81? fuimos el alma mater de la Convocatoria Nacional Empresaria (Conae), un llamado de atención que el movimiento empresario daba a un mecanismo artero que estaba terminando con la economía nacional. Dirigente es el que va adelante de los acontecimientos, el otro es un dirigido.

¿Cómo fue su relación con las otras entidades?

Yo siempre tuve coherencia ideológica: siempre defendí el mercado interno, la industria nacional y la sustitución de importaciones. Por lo tanto, hemos ido siempre a buscar a todas las entidades para armar grupos de trabajo, incluso me acuerdo que una vez firmamos un convenio para pedir por la conexión Rosario-Victoria, el Aeropuerto y la conexión Rosario-Córdoba , con la Federación Gremial, la Bolsa de Comercio y la Sociedad Rural.

A fines de lo 90? hubo un período en que dejó la presidencia en manos de un representante del supermercadismo. ¿Hubo una pelea interna en ese momento?

Jamás tuvimos lucha interna. Yo pensé siempre con criterio de que las entidades juegan un rol protagónico y en ese momento el supermercadismo había cubierto un espectro económico muy importante de la ciudad. Jamas me aferré al poder porque quise, sino que ahora tomo la decisión en contra de lo que piensa el empresariado de la ciudad. Hay que predicar con el ejemplo, saber dar espacios. La etapa de los dirigentes que nos hicimos con esfuerzo, intuición y calle, ya está, ahora vienen tiempos donde hay que tomar conciencia que existen otros métodos.

¿Cuál fue el intendente con el que peor se llevó?

Siempre tuve dificultades con las políticas económicas liberales porque nunca estuve de acuerdo. Me acuerdo que una vez estuvimos enfrentados con el radicalismo cuando Usansizaga estaba en el poder, pero siempre en el marco del respeto por su gestión. Fue un aumento de impuestos en medio del proceso inflacionario, le pedimos a Vernet que le adelantara plata porque la inflación se comía el ingreso.

¿Y con el que mejor se llevó?

No puedo nombrar uno. Rosario tuvo muy buenos intendentes, cada uno tuvo un perfil pero todos estuvieron de 8 para arriba y producto de todas esas gestiones hoy tenemos este presente que yo considero que es muy bueno.

¿Un proyecto al que le han puesto mucho esfuerzo para impulsarlo desde la entidad pero que no haya salido?

El tren bala a Buenos Aires. Habría que haber jugado más fuerte con eso.

¿Y uno que sí haya salido?

El Patio de la Madera. Recuerdo que nos peleamos con todos porque decían que era una obra faraónica y nosotros decíamos que era necesario. No nos hemos equivocado.

Su relación con la política fue…

Yo soy y he sido desarrollista, el gran dolor de mi vida fue el golpe a Frondizi. Se que no soy el dueño de la verdad absoluta y eso me ha valido amigos en la política. En el 95? integré la lista de Cavallero como candidato a intendente pero no pudo ser. En ese momento la idea era avanzar sobre el Ministerio de Producción de la Provincia. Después ganó Obeid e hizo muy buena gestión. Mi problema fue siempre que yo no era ni radical ni peronista y este país es bipartidista. Además, la política te trata como a un extraño cuando no venís de ahí.

¿Una equivocación?

Nos hemos equivocado en más de una oportunidad, por ejemplo en el primer tramo del Gobierno de Menem, donde por decisión de la mayoría, la Asociación convalidó la política que se estaba instrumentando por la hiperinflación. Pero también fuimos uno de los primeros en darnos cuenta que eso no podía ser y en el 94? le metimos pata en contra del Gobierno a pesar de la relación que teníamos. Nos avivamos a tiempo de que eso iba mal. Soy autocrítico. Lo más grave que puede hacer un dirigente cuando comete un error es reiterarlo, porque eso va en contra de su prestigio personal.

¿A qué dirigentes empresarios admira?

A Jose Censabella en primer lugar. Por su prestancia, a Humberto Bolando; a Osvaldo Cornide por su temperamento; y por sus agallas, a Federico Boglione.

¿Qué opina de quienes creen que los dirigentes gremiales utilizan sus puestos para hacer negocios personales?

El que hace negocios personales no es dirigente, es un empresario que utiliza un mecanismo de vinculación política para hacer negocios. Están fuera del campo de la ética.

¿Cuál fue el presidente con el que más encuentros tuvo?

Me vi con todos los presidentes, salvo con Alfonsín. Una vez hicimos un paro importante en su época y se enojó. Me acuerdo que Evaristo Monti salió a defenderme.

¿Cómo definiría su relación con el periodismo?

Once puntos. Nunca tuve un problema con ningún periodista de mi ciudad y tampoco me escondí ni use el argumento de que no estaba en Rosario para no atender. Siempre juzgué opinión. Recuerdo que en el 89? en pleno asalto a los supers, tenía 40 grados de fiebre a las 4 AM y me estaban haciendo nota en una radio. Es obligación del dirigente dar la cara.

Fuente: Punto Biz.

Categorías
AER

Elías Soso deja la conducción de la Asociación Empresaria


«Ha llegado el tiempo de revitalizar la entidad», sostuvo el dirigente. Ricardo Diab es quien tomará la posta. El traspaso está programado para el 3 de agosto.

«Ha llegado el tiempo de revitalizar la entidad», anunció Elías Soso, quien desde hace años lidera el destino de la Asociación Empresaria de Rosario y ahora dará un paso al costado. El dirigente confirmó que Ricardo Diab es quien tomará la posta y que el traspaso está programado para 3 de agosto.

«Está acordado, conversado con dirigentes de la entidad», planteó Soso, en diálogo con Radio 2. Recordó cómo estaba la institución cuando comenzó su mandato. «Cuando entramos a trabajar estaba desarticulada, hoy tenemos una cámara organizada», destacó.

Soso aclaró que mantendrá su cargo como vicepresidente de Came. «Lo voy a seguir ejerciendo», sostuvo. Y anticipó que intentará «darle un toque especial» a sus funciones en ese marco.

En cuanto a Ricardo Diab, su sucesor, planteó que «hace veinte años que está en la asociación» y que han trabajado cerca. «Tiene otras características, tiene más tareas en conjunto. Yo soy un empresario dirigente delivery a domicilio», bromeó. «No son tiempos de esfuerzo, hoy no basta con eso. Hay que meterle actualización, modernización, utilización de nuevos métodos», subrayó.

Por su parte, también entrevistado por Radio 2, Diab definió a Elías Soso como «un personaje único e irrepetible». Admitió que quienes han trabajado cerca de él se han agarrado «algunas broncas» pero consideró que se trata de un dirigente con «carisma, percepción» y que siempre tiene «la palabra justa». «Va a resultar fácil reempalzarlo porque no puedo competir», ironizó.

Fuente: Rosario3.com

Categorías
AER Eventos

De la mano de Elías, Cristina

No faltó nadie. Y eso está claro que lo colmaba de emoción. En una noche histórica, el locuaz Elías Soso, presidente de la Asociación Empresaria desde la década del ’80, admitió al iniciar su discurso por los 75 años de la entidad, que como nunca le temblaron las piernas. No era para menos, en la cena de gala del City Center, lo miraban desde el escenario la Presidente Cristina Fernández de Kirchner, flanqueada por el Gobernador Hermes Binner y el intendente Miguel Lifschitz, Débora Giorgi, Ministra de la Producción (a quien Soso, siempre afilado, presentó como “señorita”), Osvaldo Cornide (presidente de CAME) y el diputado nacional por el FPV de Santa Fe, Agustín Rossi.

Para Soso, y los invitados presentes , que superaban el millar en el salón más importante podrán asegurarlo: por momentos parecía que no hubiera nadie más. Blanco de todas las miradas y todos los elogios de el veterano empresario local, la Presidenta fue su pareja soñada en una hipotética elección de reyes del carisma que valga sólo para la emblemática noche del City Center.

Fue la noche de Elías, como lo saludaban cariñosamente empresarios y amigos de todos los sectores. Hasta Binner se permitió un chascarrillo al decir que era “casi un presidente honorario, parte del inventario de la asociación”. Sería lo único remarcable del discurso del Gobernador, ya que habló aún menos que en el aniversario de la Bolsa de Comercio. Según trascendió, fue por la agenda presuntamente ajustada de la presidenta. Minutos más tarde sucedería lo contrario.

Fue la noche de Soso. Saludó casi uno a uno a los centenares de invitados que se acercaron. Charló con el intendente, secretarios, ministros provinciales, funcionarios nacionales con base en Rosario, y legisladores de diferente rango y sector político. Habló poco, pero muy emocionado. Nombró a una generación de empresarios activos, entre los que destacó a Federico Boglione y Roberto Paladini. “Una savia nueva” para la entidad, allá por los ‘80s. Despotricó, para deleite de la primera mandataria, contra los años negros de (el ex ministro de Hacienda José Alfredo) Martínez de Hoz en el que el “silbar gratificante” de la industria se comenzaba a apagar. Proceso que continuaría durante dos décadas más. Proceso que tiene su correlato actual, con el caso de Paraná Metal, sobre el que no se dijo ni una palabra. “Ese modelo, mereció enjundia”, sentenció Soso. Recorrió los “años de lucha por la Pyme”, junto a Osvaldo Cornide y llamó a que Argentina no dependa de las grandes potencias. Se alegró de que “casi todos seamos desarrollistas”. Y no paró de darle gracias a todos los presentes.

También fue la noche de Cristina. Entregó certificados de elegibilidad para dos empresas locales: Basso y Garro Fabril y se volcó a lo que mejor le cabe. Célebre por sus atributos para la oratoria, la Presidenta casi no respiró: hizo enrojecer a Lifschitz con un guiño de complicidad al recordarle el proyecto de los feriados nacionales, con el viejo pedido de que el 20 de junio sea inamovible, habló de datos de la marcha macroeconómica en la que volvió a mencionar las “tasas chinas” de crecimiento, el récord de reservas netas del Banco Central (51mil millones de dólares), el crecimiento del turismo “emisivo”, el alto porcentaje de turistas de Chile y Brasil entre los visitantes de turismo receptivo y se dio maña para pedir “buena onda”. AL criticar los pronósticos que hablaban de aumento alarmante de importaciones de trigo, carne, leche “y qué se yo cuantas cosas más”, la Presidenta bromeó al decir “imagínense, este crecimiento se da en medio de toda esta mala onda. Si pusiéramos buena onda, quién sabe dónde llegaríamos”. La respuesta buena onda no se hizo esperar: aplausos.

Tras romper todo código de ceremonial, la Presidenta no sólo se quedó a la cena. Cruzó el vallado VIP y se transformó en la pesadilla de todo custodio: empezó una recorrida titánica para saludar a los presentes, mesa por mesa. Ni lerdo ni perezoso, Soso la rescató y de la mano, como dos adolescentes, surcaron de izquierda a derecha todo el salón, envueltos en una maraña de comensales que los siguieron con lluvias de flashes de teléfonos y cámaras digitales de todo tipo y tamaño.

Los dos reyes de la noche. Ella, con indisimulable empatía por el hombre al que todos querían estrechar la mano, desde empresarios de la construcción, almaceneros, bancarios o supermercadistas. De Grupo Trascender o de Grupo Norte. Él enamorado de un modelo que sostiene, apunta al desarrollo de la industria y la fortaleza del mercado interno. Galante, le regaló su mundo por una noche. El trabajo de poco menos que toda una vida.

Color. Al toque de color lo dieron dos mujeres: la senadora nacional Roxana Latorre, incorporación definitiva al ala oficial, enfundada en un trajecito verde esmeralda, compartiendo mesa con el ministro de Gobierno Antonio Bonfatti, el de Obras Públicas, Hugo Storero y el de Producción, Juan José Bertero. La otra fue la desafortunada edila Laura Weskamp, del Pro. Llegó elegante como siempre, pero tarde. Y el asesor encargado de ubicarla transpiró cual maratonista hasta que le encontró lugar, en medio del discurso presidencial.

Los momentos «Kodak», no fueron pocos, pero sí cargados de nerviosismo. No hubo, en todo el recorrido de los asistentes, un solo control o detector de metales. Eso explica el nerviosismo de los guardaespaldas, que no sabían como proteger a la primera mandataria sin ser groseros con los cientos de empresarios (y empresarias) que querían la fotito con la presi. «Todos la critican pero después quieren la foto», protestó uno de ellos, cámara en mano. Típica. Otros, como el flamante embajador honorario de Umbria, Miguel Milano, se regodeó. Es la segunda foto que tiene con CFK. Todo un orgullo.

Fuente | ON24

Categorías
AER

El cliente tiene razón, o una buena chance

elias-soso

La Defensoría del Pueblo – a través de su Centro de Mediación y Resolución de Conflictos– firmó un convenio con la Asociación Empresaria de Rosario (AER) con el objetivo de implementar un servicio de mediación gratuito para todos los comercios y consumidores que sientan que “ha sido violado alguno de sus derechos”. “Los negocios adheridos se van a identificar con una oblea, y todo aquél que compre algún artículo en cualquiera de ellos y tenga algún inconveniente podrá presentar su reclamo con el beneficio de la inmediatez, la gratuidad y la solución que se le pueda brindar”, explicó el titular del organismo provincial, Edgardo Bistoletti.

Por su parte, el titular de la AER, Elías Soso, consideró que “la sociedad necesita justicia y transparencia”. “La iniciativa de la Defensoría del Pueblo nos parece interesante, es muy digna. Genera polos de relación de confiabilidad por parte del consumidor, la transparencia está asegurada, no tiene costo operativo y esa oblea le da garantía al consumidor de que donde está comprando hay seriedad y, seguramente, ante la posibilidad de que un producto no responda a lo que él compre se revierta la operación ante esta vía tan fácil y sencilla”, comentó.

“Los comerciantes tienen que sentirse felices con esta iniciativa, porque nos resuelve de la manera más breve este tipo de problemas. Queremos que todos los comercios se adhieran; es muy importante lograr esto para que se logre lo que estamos buscando. Mientras más seamos mayor va a ser la contundencia de esta medida. Cuando el consumidor sabe que donde compra hay una garantía, máxime de la Defensoría del Pueblo, creo que el comerciante hasta multiplica sus ventas si es inteligente”, agregó el empresario.

Cabe recordar que la mediación es un procedimiento informal al que se acude para resolver conflictos a través de la colaboración de un tercero –el mediador– que actúa como facilitador, pero sin indicar cuál debe ser su solución. Es una alternativa para resolver conflictos de manera voluntaria, gratuita, rápida, confidencial y creativa, que además contribuye a descongestionar el sistema judicial.

Por último, según se señaló, a través del acuerdo, ambas instituciones “favorecerán la concertación de programas de cooperación y asistencia recíproca para la ejecución conjunta y coordinada de proyectos de investigación, asistencia técnica, asesoramiento, capacitación y/o servicios en las áreas que fueren de interés común”.

Fuente: El Ciudadano

Categorías
AER

Firma de Acuerdo Marco entre la Asociación Empresaria de Rosario y la FFAA

aer-fffa

El presidente de la Asociación Empresaria de Rosario Elías Soso y el presidente de la Fundación Federación Agraria Argentina Eduardo Buzzi, se reunieron el día de ayer con motivo de la firma de un Acuerdo Marco de Cooperación Institucional.

Con la firma de este acuedo, se pretende una mutua colaboración entre las dos entidades, en todas aquellas actividades que permitan brindar un servicio a la comunidad en sus respectivas zonas de influencia.

De esta manera, la AER y la FFAA prometen integrar comisiones de trabajo y compartir instalaciones en aquellos proyectos que realicen en conjunto, así como la posibilidad de evaluar la implementación de acuerdos para el desarrollo de temas específicos que sean necesarios llevar a cabo entre ellos ocon otras entidades nacionales, provinciales o municipales.

Asimismo, se espera que ambas entidades promuevan actividades de bien público y de interés para la comunidad.