Categorías
Rosario

Elías Soso: “Calle San Luis es una simbiosis maravillosa de distintas culturas”

Elías Soso y la calle San Luis de Rosario.
Ni Córdoba la lujosa, ni San Martín la portuaria, ni San Lorenzo la “bolsista”. En Rosario, la más democrática y popular de las calles es San Luis, atada desde el principio a la historia local y espejo exquisito del cruce de religiones y nacionalidades que armó como un rompecabezas las piezas originales de la Chicago argentina.

Testigo de la llegada de los grandes contingentes de inmigrantes y ejemplo único en su tipo de tolerancia y diversidad, esa franja horizontal que recorre el centro de este a oeste y que supo albergar a “turcos y judíos” funciona desde hace más de un siglo como el mejor sensor del humor económico de la ciudad. Entre vidrieras repletas, veredas ambulantes y ofertas de estación, la calle San Luis acompañó el crecimiento de Rosario desde sus orígenes portuarios y cerealeros hasta el esplendor de mediados de siglo, para sucumbir después bajo las botas con ruido neoliberal que estrujaron la economía con recetas librecambistas.

“La calle San Luis es el resultado de una historia y de una simbiosis maravillosa que nace cuando empiezan a caer a Rosario contingentes de inmigrantes árabes y judíos, muchos de ellos de habla árabe con origen sirio”, rememoró Elías Soso, máxima referencia de dirigente empresarial local y testigo privilegiado de la vida comercial regional.
El dirigente. El dirigente, que el próximo 3 de agosto cuando se cumplan tres décadas como presidente de la Asociación Empresaria de Rosario (AER) dejará la conducción de la entidad, fue un protagonista casi excluyente de la historia económica que recorrió esta arteria y su militancia como dirigente empresarial estuvo íntimamente ligada al conocimiento minucioso de la realidad de los comerciantes que la habitan.

La participación pública de Soso arrancó cuando a sus 28 años pisó por primera vez la sede de AER. Por eso, es imposible analizar la trayectoria del dirigente rosarino sin contemplar su origen como comerciante en esta calle tan emblemática como particular de la actividad empresaria local.

Además de las colectividades italianas y españolas, la inmigración árabe y hebrea aportó contingentes muy significativos a la conformación demográfica de la ciudad, con la peculiaridad de que a diferencia de otras nacionalidades, los “turcos” y los “rusos” no fueron a las colonias agrarias sino que se instalaron en el centro.

En el caso particular rosarino, las instituciones y los comercios se concentraron en un pequeño radio que tuvo eje en San Luis y Dorrego, pero que fue avanzando hacia el río y se extendió hacia otras calles. Esa estructura del espacio, que data de la época de creación de las asociaciones, se mantiene todavía hoy. “Los inmigrantes se empezaron a juntar de a poco a partir de principios de 1900 y hasta 1920, ahí es cuando se produjo el aluvión más grande, y la mayoría se asentó por Dorrego y San Luis, donde hoy está la marca artística en el piso que toma letras tanto del alfabeto árabe como del hebreo y que significa “hogar”, porque en eso se transformaba Rosario para esa gente, en un hogar al que venían a vivir y a trabajar”, reflexionó Soso.

Casi en simultáneo se construyó la sinagoga, la iglesia ortodoxa por calle Italia y la católica bizantina por Moreno.

“Las iglesias funcionaban como lugares donde los inmigrantes se juntaban, allí se reunían los paisanos para pasar sus fines de semana y para trabajar un poco también, resolver cosas y conversar”, muchos de ellos dueños de negocios asentados sobre San Luis, y otros tantos sobre Dorrego.

Mientras nacía en Estados Unidos, en 1929, la mayor crisis capitalista de la historia, Rosario veía como circulaban por sus calles las primeras líneas de ómnibus de transporte de pasajeros, al tiempo que la electricidad reemplazaba al gas definitivamente en el alumbrado público.

Ese mismo año abrió su comercio la familia Soso por calle Dorrego, una tienda de venta de tejidos que estaba “cerca de los Sauán y de los apellidos más representativos de ambas colectividades”.

“Para nosotros no existían los problemas de religión, eso quedaba muy lejos afortunadamente”, contó Soso.

LA EXPANSION. Con el correr de los años la calle fue creciendo y llegó hasta Paraguay, en lo que fue su primer tramo de crecimiento. “Por calle San Juan estaban los carreros que nos llevaban los paquetes al ferrocarril, porque acá estaba la estación de ómnibus central, adonde llegaban los ómnibus que venían desde afuera, y después con esos carros llevábamos los paquetes hasta la estación de trenes, tanto la Rosario Central como la Rosario Norte”, relató Soso.

La ciudad hervía y se movía al compás del desarrollo ferroviario. Dentro de ese cosmos, calle San Luis funcionaba como un universo aparte que concentraba en sus veredas y mostradores lo más puro del comercio: “Rosario en ese entonces era un enjambre de gente comprando que venía desde todas partes del país, desde el Chaco, Corrientes, Entre Ríos, del norte de Santa Fe, de Córdoba, y de la provincia de Buenos Aires”, recordó.

Los visitantes ocasionales buscaban en calle San Luis lo que no encontraban en otros lugares, los mayoristas en serio. “Los mayoristas eran mayoristas en serio, había mercadería en gran cantidad, algo que hoy es difícil de encontrar. Los negocios eran ampulosos, había grandes empresas que con el tiempo fueron perdiendo la fuerza que tenían antes en el rubro”, agregó el dirigente.

Ese mundo se regía por sus propias leyes y reglas, que seguían las normativas oficiales pero también se movían según las costumbres que los propios inmigrantes habían forjado entre ellos como forma de solidaridad y protección frente a la sociedad que los acogió. “En calle San Luis había un concepto muy extraordinario de la palabra empeñada. Por ejemplo, cuando llegaban los trenes desde el norte llegaban a una hora tardía de la noche, en esos servicios llegaban los del Chaco, que se bajaban de los trenes y se iban para calle San Luis. Entonces si vos tenías el negocio abierto, vos le ganabas de mano a todos los demás porque al otro día ya era tarde, ya habían comprado. A partir de esa situación todos los comerciantes se pusieron de acuerdo en un documento que todos firmaron, y que decía que auquel que no cumpliera con el cierre a las 20 horas, iba a ser repudiado de manera ejemplar”, recordó Soso.

“Yo pregunté que quería decir ser repudiado, y me contestaron que significaba que no podría jugar nunca más a las cartas con ellos, y que no le iban a hablar. Y eso se cumplía, y era un castigo terrible al que nadie quería quedar expuesto”.

Otros tiempos. La historia data de la década del 30. El lugar donde los paisanos se juntaban a jugar a las cartas era un café que estaba por la propia San Luis entre Italia y España. “Allí jugaban por unas chirolas, lo que estaba prohibido. Entonces ponían a algún chico en la puerta para mirar si venía la policia, y si aparecía alguno el chico tiraba una cuchara que hacía un ruido bárbaro y todos desaparecían. Todos se llevaban bien, y los negocios trabajaban bien”. “La palabra empeñada se cumplía. También es verdad que se conocían todos, se encontraban permanentemente porque todos vivían allí, iban a la misma iglesia, al mismo bar, casi todos tenían incluso una relacion de parentezco, y por suerte el tema religioso nunca fue una diferencia, hasta los chicos íbamos todos a la misma escuela”.

Después, la calle y sus tiendas siguieron creciendo hacia el este, para llegar hasta Corrientes. Con los años el empuje hacia esa zona se fue haciendo cada vez más fuerte, y era la propia presión de los negocios la que llevaba todo para allá.

Según Soso, la dirección de la expansión —hacia el río— fue porque hacia el otro lado, o sea hacia Oroño, estaba la Asistencia Pública y las propiedades ya estaban construidas. “Las relaciones eran casi familiares, y todos se ayudaban entre ellos. Después todo creció, se occidentalizó, de cierta manera se volvió más anónimo. El tema de la solidaridad entre paisanos fue desapareciendo a medida que la sociedad crecía mas y mas, y los capitales también”, explicó el dirigente empresarial.

Según relató Soso, la cultura del trabajo era una constante: “la zona más abnegada al trabajo estaba en la calle San Luis, ahí laburábamos todos, si tu viejo tenía que darle trabajo al hijo se lo daba a la pariente de la otra cuadra para acostumbrarlo al trabajo, era una escuela del esfuerzo, pero no de la gran renta, ya que no fue rentística. Las enormes fortunas se hicieron en otros ámbitos de trabajo, en los fierros, en la construcción, en lo financiero, acá se hizo plata pero no fortunas arrolladoras”.•

Elías Soso y la calle San Luis de Rosario.

Fuente: La Capital

Categorías
Videos

Elías Soso Vlog: Centros Comerciales a Cielo Abierto, Calle San Luis, 75 Aniversario AER

En esta ocasión, Elías Soso habla sobre el futuro de la red de Centros Comerciales a Cielo Abierto, Calle San Luis y de la fiesta que prepara la Asociación Empresaria de Rosario en el City Center, con motivo del 75º Aniversario de la Entidad.

Categorías
Economía Rosario

Bajar la persiana y que alquile Montoto

Calle San Luis

Hasta en “la mejor ciudad para vivir” –según aquel eslogan municipal- la crisis se hace ver y sentir. Como en el centro, donde cada vez hay más y más locales vacíos. Por el disparate que los dueños piden por renovar alquileres, comercios emblemáticos optaron por mudarse, y otros no tuvieron más salida que bajar sus persianas para siempre, impulsados también por la merma de las ventas en los últimos meses. Los números oficiales confirman que el comercio rosarino se contrae: entre enero y abril de este año cayó un 15 por ciento la habilitación de nuevos negocios en Rosario, respecto de los primeros cuatro meses de 2008.

“El alquiler está alcanzando niveles superiores al 10 por ciento de la facturación. Eso lleva al abandono de los locales y al cierre de sucursales”, sostuvo el presidente de la Asociación Empresaria de Rosario, Elías Soso, quien reveló que en calle San Luis, locales de 6 mil pesos de alquiler mensual se fueron a 14 mil. El titular de la Asociación Amigos de la Peatonal Córdoba, Nelson Graells, sostuvo que “hay varios propietarios que vienen de cinco años de aumentos permanentes, y ahora reaccionan porque no es un año adecuado para tocar los alquileres”.

Javier Grandinetti, desde la Cámara Inmobiliaria de Rosario, reconoció que en algunos contratos “se han solicitado precios bastante importantes”. En momentos de incertidumbre, “el riesgo siempre repercute en el precio, entonces el propietario espera o retira de la oferta su local, y otros lo trasladan elevando el precio”, explicó.

El juguetero Francisco Benzi mostró su preocupación “porque la calle Córdoba se ve desprestigiada con locales vacíos que juntan mugre, y que van a quedar así un largo tiempo”. El presagio tiene su asidero en los números oficiales. Según confirmó a Crítica de Santa Fe la directora de Habilitación de Industrias, Comercios y Servicios, Marianela Mosconi, de enero a abril la apertura de nuevos comercios cayó un 15 por ciento en relación con igual período de 2008. “Hasta abril ingresaron 1.000 solicitudes de apertura, unas 150 menos que en igual período del año pasado”, explicó la funcionaria, quien además detalló que la mayoría de los pedidos corresponden a pequeños comercios como granjas, kioscos y boutiques.

Basta con dar una vuelta por el centro para ver cómo se multiplican los locales cerrados y anuncios de liquidación por traslados. Un caso emblemático es el de la tradicional disquería Tal Cual, de Córdoba al 1100, que cerró sus puertas hace pocos días empujada por el aumento de los costos y la retirada de clientes. Horacio Taletti meditó mucho la decisión, después de 24 años de permanencia en el lugar, pero reconoció que “no estaba con los niveles de venta que debería estar, y además, el alquiler estaba volviéndose muy importante”. El aumento de otros gastos como luz, sueldos y seguridad, también hicieron lo suyo y hoy la disquería quedó reducida a su casa central de San Luis y Mitre, muy lejos de aquellas épocas en que Tal Cual había llegado a tener 11 sucursales en la ciudad.

Antes que cerrar, otros comercios buscan instalarse en calles perpendiculares y más alejadas de la peatonal como España, Italia o Dorrego, para bajar los costos de alquileres. Otros eligen cerrar sucursales de baja rentabilidad y hacer blanco en los shoppings. Toyland, la juguetería ubicada en el Palacio Minetti, también dejó el local por las elevadas pretensiones del dueño. En ese lugar se anuncia la apertura de una sucursal del banco Supervielle, situación a la que los comerciantes se oponen porque “a medida que las entidades financieras ocupen la peatonal Córdoba, va a dejar de ser una zona comercial para convertirse en lo que es hoy calle Santa Fe, donde no hay negocios”.

Mientras Soso brega por un acuerdo entre comerciantes y propietarios para rebajar entre un 10 y un 15 por ciento los alquileres, para Grandinetti el tiempo hará que las partes se vuelvan a juntar. “Ningún propietario va a mantener su local sin alquilar, deberá reacomodar su precio”, infirió. Aunque mientras ese tiempo llega, puede ser muy tarde para algunos. Graells explicó que el futuro de muchos comercios del centro se definirá a mitad de año, cuando “cada empresario evalúe cómo está financieramente y qué tiene para comenzar la temporada de verano”. Pero para llegar, está claro, habrá que pasar el invierno.

Fuente | CríticaDigital